Photo by Carlos Muza on Unsplash

El desempeño global de una institución es producto de la interacción de los factores de eficiencia, eficacia, calidad y economía. El problema fundamental de un sistema de control de gestión[, es cómo seleccionar aquel conjunto “armónico, sistemático y relevante”.

Una de las metodologías que se ha desarrollado para integrar en forma armónica las dimensiones cuantitativas y cualitativas que emanan de los indicadores de desempeño lo constituye la metodología de “Cuadro de Mando Integral” (CMI) en plataformas de seguimiento.


El tablero de control se define a través de los medios de verificación y los indicadores que se utilizaron durante la integración del documento.

Sin embargo, estos indicadores se clasificarán en indicadores de impacto e indicadores de desempeño. Los indicadores de impacto deben medir los avances en el cumplimiento de metas de los objetivos del eje, de los objetivos estratégicos y transversales al tiempo que los de desempeño medirán los avances en el cumplimiento de metas de las líneas de acción y de los procesos y/o proyectos.

En otras palabras, se informan avances en

Cumplimiento de:

  • Misión, Visión, Principios y Valores.
  • Objetivos y Líneas de Acción.
  • Programas, Proyectos y Procesos (Procedimientos).
  • Asignación de Recursos: Humanos, Físicos y Financieros.
  • Normatividad.